¿El parcelario catastral es erróneo y tienes que rehacerlo?

Con la nueva ley del catastro se da por buena la cartografía catastral, pero si no fuera así la Sede del Catastro nos han proporcionado una herramienta para poder rehacer el parcelario: el Informe de Validación Gráfica Alternativa (IVGA)

Pero empecemos por el principio… ¿Qué es la RGA?

La RGA son las siglas de la representación gráfica alternativa y se trata de una representación gráfica que difiere de la representación gráfica contenida en la certificación catastral descriptiva y gráfica de un inmueble, al entender el titular que no se corresponde con la realidad física. 

La RGA se refiere a una parcela, que se define como la porción de suelo que delimita la geometría de una propiedad. En este caso no estamos hablando de edificación, solo el perímetro exterior.

La falta de correspondencia de la descripción catastral de una finca con la realidad puede deberse a dos motivos principales: o por la existencia de discrepancias con la realidad en la descripción catastral, al existir errores en la misma; o por no haberse incorporado en el Catastro, una alteración en el inmueble por hechos, actos o negocios que hayan producido la modificación de la finca, tales como una segregación, una división o la realización de una nueva construcción.

¿Y cómo se hace una RGA?

La representación gráfica alternativa siempre deberá estar representada sobre la cartografía catastral y estar geosituada y coincidente con la realidad. Así, debe ser un técnico el que prepare el plano con las diferentes bases y compruebe que se ajusta a la realidad física.

No se podrá modificar una única parcela, sino habrá que respetar la delimitación de la finca matriz o del perímetro del conjunto de las fincas aportadas que resulte de la misma, precisando las partes afectadas o no afectadas, de modo que el conjunto de todas las parcelas catastrales resultantes respete la delimitación que conste en la cartografía catastral. Es como un puzle: habrá que cambiar unas piezas por otras y que la cartográfica quede continua, sin solaparse ni que hayan huecos.

¿Y cómo validamos la RGA?

Para saber si una RGA ya elaborada, distinta de la catastral, cumple los requisitos técnicos mencionados, y en particular la compatibilidad con la representación de las parcelas que figuran en la cartografía catastral, la Dirección General del Catastro dispone, a través de su Sede Electrónica, de un servicio de validación de bases gráficas georreferenciadas alternativas.

Este servicio permitirá comprobar al menos los siguientes extremos:

  1. Que el fichero que contiene la RGA cumple las condiciones del formato y estructura de la información señaladas.
  2. Que la información que contiene cumple los requisitos para su incorporación en el Catastro y para su inscripción en el Registro de la Propiedad, según las especificaciones que marca la ley 13/2015.

A la hora de validarlo, la Sede del Catastro genera un informe en el que se recoge los datos del solicitante, la fecha de emisión y el resultado de la validación, así como los datos del técnico competente.

El informe estará firmado mediante sello electrónico por la Dirección General del Catastro e incorporará un código seguro de verificación.

RGA positivo o negativo…

El informe de validación (IVGA) puede dar un resultado positivo o negativo. Si fuera positivo, contendrá la nueva representación gráfica, las parcelas afectadas y la superficie de las mismas. Si el resultado es negativo, el informe, además de las parcelas afectadas, mostrará los errores o defectos detectados en ésta y su superficie.

En el nombre del archivo y en el lateral podemos observar un número, el CSV del informe. Los notarios o registradores podrán incluir este código de seguro de verificación a la escritura que servirán para que éste realice la actualización o rectificación que corresponda. 

¿Y cómo se obtiene un IVGA?

El informe de validación gráfica (IVGA) se obtiene en la Sede Electrónica del Catastro desde el servicio de validación de bases gráficas georreferenciadas alternativas.

El informe se obtiene tras aportar en ficheros GML de la parcela catastral (ya hemos hablado de ello en anteriores entradas…) 

Accederemos al visor de la sede del catastro, agregaremos y cargaremos el gml de la propiedad afectada y los colindantes que fueran necesarios. Validaremos, si este diera un resultado positivo podríamos escoger el tipo de operación, reparcelación o una subsanación. Nos da opción de identificarnos o no, por si el trámite es un borrador y queremos ver el resultado, después nos genera un informe en formato pdf.

En el caso de subsanación, nos generaría el informe de afectados, que es el documento que tendrán que firmar los vecinos afectados conforme la modificación propuesta. ¡Y listo!

Veamos un resumen…

El informe de validación es una herramienta para generar el documento técnico cuando se quiere rehacer un parcelario catastral, bien por una subsanación o una reparcelación, en caso de segregación, agrupación, división… 

Se podrán generar tantos informes como el técnico considere, por diferentes propuestas o soluciones, este documento acompaña, pero no sustituye al trámite de rectificación o actualización en la Sede del catastro o el registro. 

Y recordad que en GMLPlus somos expertos en la coordinación entre Registro y Catastro con la realidad. Ponte en contacto con nosotros, podemos ayudarte.

Uso de cookies

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per a millorar l'experiència de navegació i oferir-li continguts interessants mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació. En prémer Acceptar consent aquestes cookies. Pot obtenir més informació, o bé conèixer com canviar la configuració, prement Más info

aceptar
×

¡Hola!

Haz click a continuación para iniciar un chat en WhatsApp, o envíanos un email a info@gmlplus.es

× ¿Cómo te podemos ayudar?